¡Escríbenos o llámanos gratis por Whatsapp!

Las 5 mejores técnicas para la memorización

Cualquier opositor, en algún momento de su aventura, se plantea si está siguiendo la estrategia adecuada para memorizar su temario.

¿Usas estrategias para memorizar?

Tanto si es así como si todavía no te has adentrado en el mundo de las técnicas de memorización, te queremos contar cuáles consideramos las mejores.

Ahí va nuestro top 5. ¿Añadirías alguna? 

1. ¿Qué es la memorización?

La memorización es el proceso por el cual la información se queda grabada en la memoria, lo que implica en ocasiones un aprendizaje mecánico, por ejemplo, cuando estudias un idioma, memorizas, de forma mecánica, las reglas ortográficas y gramaticales, pero muchas veces caemos en el error de memorizar por memorizar, por eso es mejor aplicar un aprendizaje significativo, donde se trata de entender lo que se memoriza y a la vez establecer conexiones con nuestros conocimientos previos.

Dicho esto, es muy importante conocer y entender lo que estudiamos para favorecer así la capacidad de retención y ser más productivos y no caer en la desmotivación, que es otro factor desfavorable para nuestra capacidad de estudio.

Como sabemos que el proceso de estudio para una oposición es algo laborioso, tedioso y que requiere mucha constancia y dedicación hemos querido hacer un artículo específico donde recopilamos las 5 mejores técnicas de memorización para que puedan ayudarte a hacer este camino menos pedregoso y más satisfactorio.

 

2. Nuestra técnica favorita: hablar en alto.

¿Alguna vez te has “cantado” el temario? Tranquilo/a, no estás loco/a, estás haciéndolo muy bien.

El proceso de memorización tiene varias fases: primero leemos el texto, luego lo comprendemos e intentamos memorizarlo para finalmente poder recordarlo. Si leemos en voz alta lo que estamos intentado memorizar exteriorizamos ese pensamiento, ya que para hablar empleamos más procesos mentales y estimulamos nuestro cerebro, lo que nos ayuda a retener mejor la materia.

Tener una lectura activa nos va a ayudar muchísimo en este proceso, recitando en voz alta lo que ya hayamos memorizado, intentado explicarlo con nuestras palabras y evitar quedarnos atascados, así a la vez que estudiamos logramos entender lo que decimos.

Otra técnica que se puede aplicar es la conversación activa, donde somos nosotros mismos los que tenemos que hacernos preguntas para poder responderlas.

Preguntarnos en voz alta cuestiones relacionadas con la materia, por ejemplo; ¿cómo sucedió este acontecimiento?, ¿por qué fue importante tal cosa?, ¿en qué ayudo tal cosa?, etc.

 

3. Asociar palabras y ser creativo

Esta técnica, a parte de ser bastante eficaz y fácil de aplicar, es muy divertida. Se trata de crear historias, rimas, refranes o frases inventadas por nosotros o que tengan relación con algo que recordemos con lo que estamos estudiando en ese momento.

Por ejemplo, quieres recordar una fecha exacta, 1829, podemos crear una frase inventada que nos ayude a recordar ese número: Antonio, un joven de 18 años tiene un padre de 29 años con el que juega a futbol todas las mañanas.

¿Has probado a sacar a la luz tu faceta creativa en el estudio?

 

4. Truco de las iniciales (método acróstico). 

Este truco de memorización o método acróstico es unos de lo más usados debido a su sencillez, facilidad y eficacia a la hora de usarlo. Tiene mucha relación con el mencionado anteriormente, pero ahora usamos las iniciales de las palabras de la frase que queremos memorizar y formamos con ellas una palabra inventada, que tenga o no sentido, no importa.

Poe ejemplo, queremos recordar el orden de las distintas medidas de capacidad del litro, las cuales son mililitro, centilitro, decilitro, litro, decalitro, hectolitro, etc.

Pues ahora escogeríamos las iniciales de cada una y formaríamos una palabra que nos ayudase a recordar ese orden: Mi CD del cantante LDH.

Tienes que ser creativo y usar esta técnica muchas veces para ir reforzando la capacidad de retención y tener más facilidad para crearlas, pero es una técnica muy divertida y eficaz.

 

5. Establece un horario (trabajar bajo presión).

Cuando vas a estudiar es mejor fijar un horario y planificar las partes que vas a estudiar, esto te ayuda en evitar la procrastinación y centrarte en aprovechar el tiempo.

Muchas veces somos más eficientes cuando estudiamos bajo presión, ya sea por la aproximación de la fecha de un examen o ver que no tenemos tanto tiempo como pensábamos.

Por eso, si te fijas por ejemplo que tienes 2 horas para una parte del temario y luego otras 2 horas para otra parte, y la cumples a rajatabla, aunque no te haya dado tiempo a estudiar todo, vas a conseguir que a los pocos días de aplicar esta técnica vas a aprovechar más el tiempo porque, de lo contrario, no vas a poder estudiar todo lo que querías.

Otro ejemplo es establecer que cada día debes estudiar 1, 2 o los temas que sean y así cuantificar de manera exacta lo que vas a tardar es saberte todo el temario.

Debes ser autoexigente, marcándote una fecha/hora límite para obligarte a cumplirla y así evitar caer dejar todo para el último día.

 

6. Crea tus apuntes y esquemas a mano.

Aunque en la era de la tecnología cada vez escribamos menos a mano, te recomendamos que pruebes a crear tus esquemas y apuntes de forma artesanal ya que es una de las mejores maneras para retener las ideas y conceptos.

Cuando usamos teclados, escribimos tan rápido y de una forma tan poco consciente que nuestro cerebro no procesa la información al completo (no siempre la culpa es del autocorrector :P), mientras que cuando escribimos a mano, nuestro cerebro piensa y procesa activamente el contenido que estamos plasmando.

 

7. Ejercicios fáciles y cotidianos que te harán agilizar tu memoria. 

Además de utilizar técnicas de memorización, ya sabes que en Desafío Psicotécnicos siempre echamos mano de trucos y estrategias que nos aportan ese “puntito extra” a la hora de desenvolvernos en un examen psicotécnico. Por eso, queremos darte estos tips de entrenamiento, ya que pueden ayudarte a mejorar tus aptitudes y esto hará que mejores en determinadas áreas de los test psicotécnicos.

 

Dale más protagonismo a tu otra mano.

Si eres diestro, empieza a utilizar tu mano izquierda para tareas tan cotidianas como, por ejemplo, la de lavarte los dientes, peinarte, usar el teléfono móvil o el ratón de tu ordenador.

Estos pequeños cambios obligan a las células de nuestro cerebro a adaptarse y comunicarse entre sí, dándoles un buen entrenamiento que evita que mueran prematuramente.

Si no te acuerdas… ¡Cierra los ojos! 

¿Cuántas veces has sido incapaz de recordar algo con exactitud? A partir de ahora, cuando esto te suceda, te recomendamos que cierres los ojos durante unos segundos. De esta manera, se detiene toda la distracción visual y se libera el poder del cerebro.

Este ejercicio te ayudará a visualizar los detalles de lo que estás tratando de recordar.

Mens sana in corpore sano.

La alimentación no solo es fundamental para mantener saludable nuestro cuerpo sino también es importante para conseguir una memoria sana.

Te recomendamos que apuestes por incluir en tu dieta alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3 como, por ejemplo, el salmón, el oro liquido (nuestro preciado aceite de oliva), las espinacas o los frutos secos.

Estos tips de entrenamiento y las técnicas de memorización que te hemos comentado, te van a servir de gran ayuda para estudiar y obtener avances en el camino hacia tu sueño. Aún así, no debes olvidar que no hay mejor ejercicio para el cerebro que la propia práctica y estimulación.

Por esto, te animamos a que, además de seguir entrenando y practicando estas técnicas para agilizar la memoria, trabajes las tuyas propias y te permitas el lujo de poner a prueba tus habilidades a través nuestros test de psicotécnicos gratuitos y si quieres, nos cuentas qué tal te ha ido por rrss @desafiopsicotecnicos tras ponerte a prueba.

Para terminar, nos gustaría darte las gracias, ya que si has llegado aquí es porque eres una persona con actitud que trata de buscar soluciones para seguir progresando en sus estudios y se toma muy en serio su futuro, así que, desde Desafío Psicotécnicos te seguimos animando a que continúes entrenando y luchando por aquello que te mereces. ¡A por tu sueño!

 

Deja un comentario